Hoy es



"En el cielo les seré más útil, porque allá pediré por ustedes más cerca de Dios"

José Anastasio Díaz López, fue un edificante sacerdote de la diócesis de Zacatecas, México, que lucho ardientemente por extender el reinado del Corazón de cristo en el pueblo de Dios.

 Primeros Años

PRIMEROS AÑOS


Nació en la ciudad de Aguascalientes el 15 de abril de 1858 a la una de la mañana en el No. 16 de la calle de las Palomas, hoy Galeana 106. Sus padres fueron: Don Canuto Díaz, originario del Rancho Las Jaritas, de la jurisdicción de Lagos de Moreno, Jal., y Doña Jesús López, originaria de Jalpa, Zac., quienes contrajeron matrimonio el 22 de abril de 1857 en la ciudad de Aguascalientes. Doña Jesusita, la joven madre, tomo empeño en que su niño recibiera lo más pronto posible las aguas bautismales. A los dos días de nacido fue llevado a la Parroquia de la Asunción, hoy catedral, en donde recibió el sacramento del bautismo por el Sr. Pbro. Fray José Maria Guillen, religioso Mercedario. Sus padrinos fueron: su tío Don Prudenciano López y su abuela materna.

La cruz del sufrimiento se presentó a muy temprana edad, sólo contaba con un mes dos días de nacido, cuando muere su madre, a la edad de 17 años. Y aunque José Anastasio no la conoció, siempre le profeso un gran cariño, fundado no sólo en la sangre, sino también en las virtudes que por diversas conversaciones supo que la adornaban.


Adolecencia y Juventud

ADOLESCENCIA Y JUVENTUD


El 28 de noviembre de 1872 comenzó a estudiar Solfeo y piano tuvo como maestro a su tío el Sr. Don Secundino Díaz. Cuando cumplió 15 años, creyó que había llegado el tiempo de empezar a ganarse el pan con el sudor de su frente y de ayudar a su padre en el sostenimiento de la familia. El 30 de agosto de 1874, entró como meritorio en la mercería de los Sres. Aguilar Hnos. el 23 de noviembre se separo de dicha negociación para ayudar a su padre que acababa de establecerse como Corredor y Comisionista. En 1857 estudió Dibujo y Teneduría de Libros.


La vocación

LA VOCACIÓN


El joven Díaz sentía cada día en su corazón el llamamiento divino con más insistencia, pues el señor lo había destinado desde el seno materno para hacerlo su sacerdote. En mayo de 1876, aquel deseo que lo atormentaba ya fuertemente, le hizo tomar la firme resolución de hacer todo cuanto le fuera posible para vencer las dificultades que se le presentaran.

El Seminarista

EL SEMINARISTA


Por fin, el 18 de octubre de 1876, José Anastasio ingresa al Seminario Conciliar de San José, en Guadalajara. Varios sacerdotes de la diócesis de Zacatecas le ofrecieron ayuda para que se cambiara al Seminario de dicha ciudad, invitado personalmente por el Excmo., Sr. Obispo Dr. Don José Maria del Refugio Guerra, segundo obispo de Zacatecas, y concedida la excardinación por el Sr. Loza, Arzobispo de Guadalajara, pasa, el joven Díaz, a formar parte del clero de Zacatecas. El 22 de agosto de 1880 recibe la Tonsura y las cuatro Ordenes Menores en la Casa Episcopal, el 24 del mismo mes recibe el Subdiaconado en la Sta. Iglesia Catedral de Zacatecas. El día 30 de noviembre recibe el Diaconado. Todos sus sacrificios y privaciones fueron coronados por Dios, concediéndole la Ordenación Sacerdotal el 10 de agosto de 1881. Con gran devoción celebra s u primera misa en el templo de San Diego en Aguascalientes, Ags., el 30 de agosto de 1881.

PRIMEROS MINISTERIOS SACERDOTALES


El primer oficio que desempeñó siendo ya sacerdote, fue el de Vicario provisional en la Parroquia del Sagrario. El 3 de diciembre fue invitado a Vetagrande, Zac., para ayudar al Párroco del mismo lugar durante el novenario de la Virgen de Guadalupe. El 14 de diciembre fue nombrado Capellán de Coro.

Celo Apostólico Celo Apostólico

CELO APOSTÓLICO


Durante los primeros años de vida sacerdotal, ejerció su labor apostólica principalmente en el Seminario de la Inmaculada de Zacatecas, en donde trabajó por infundir en los jóvenes alumnos un sólido espíritu de piedad. Aquí, desempeño el cargo de Prefecto de Disciplina. Estableció, en el seminario, las asociaciones piadosas de la Guardia de Honor y del Apostolado de la Oración. Quince días después, el 21 de febrero de 1885 fundó la "Hermandad de los Esclavos del Sagrado Corazón de Jesús" con el fin de corresponder amor con amor al Divino Corazón de Jesus. Construyó la capilla del Seminario dedicada a la Purísima Concepción, y, anexa esta, otra más pequeña dedicada al Sacratísimo Corazón de Jesús. Conseguía el dinero necesario a base de limosnas, para el acarreo del material le ayudaban hombres mujeres y niños, por estos tiempos sufre el fallecimiento de su padre el 20 de enero de 1890 y al año siguiente, el 27 de diciembre de 1891, la muerte de Doña Carlota, su abuela paterna.

La niñez desamparada

SU GRAN PREOCUPACIÓN: LA NIÑEZ DESAMPARADA


Su preocupación más grande fue la educación de los niños pobres y abandonados que, si ninguna instrucción religiosa, corrían el peligro de perderse en los centros de vicio y de inmoralidad que en todas partes abundan. Al morir el Sr. Canónigo Don J. Félix Palomino dejo en manos del Sr. Díaz la construcción del templo a nuestra Sra. De Guadalupe en el barrio de la estación. Comenzó la construcción de este templo, el 12 de agosto de 1891, fundó dentro del limite de este mismo barrio, dos escuelas católicas una para niñas, el 12 de junio de 1892 y otra para niños el 1 de noviembre del mismo año. Se hicieron cargo de estas Escuelas, La Srita. Profra. Guillermina Calzada, ayudada por las Sritas. Ma. Del Refugio Lozano y Ma. Cristina Elias.

El culto y la vida de piedad en el Santuario de Guadalupe, estaban florecientes por el impulso que les daba el Sr. Díaz. Introdujo entonces, las siguientes asociaciones piadosas: Apostolado de la Oración, Guardias de Honor, Hermandad de los Esclavos del Sagrado Corazón de Jesús, fundada por el, con reglamento propio, oraciones y exhortaciones, etc. Todo estaba contenido en un libro llamado "Maná del Ama". Introdujo también los Adoradores seculares del Smo. Sacramento y el Apostolado de la Cruz. Después de todas estas obras, piensa en los niños mas pequeños y funda una escuela para párvulos el 15 de enero de 1889.

El Fundador

EL FUNDADOR


Para solemnizar el culto en el Santuario de nuestra Señora de Guadalupe, el Sr. Díaz formo un grupo de jovencitas muy aptas para el canto, eran muy fervorosas, se confesaban y comulgaban con frecuencia. Después de mucha oración y continua penitencia, fue seleccionando, el Sr. Díaz, las personas que parecían ser elegidas por Dios para vivir en comunidad. El señor Díaz escogió como fecha oficial de la Fundación de la Congregación Religiosa el 12 de octubre de 1895 por el grande amor y devoción que tenían la Sma. Virgen de Guadalupe, la congregación recibió el nombre de "Hijas del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de Guadalupe" Otra de la obras que realizo el Sr. Díaz es favor de los pobres de Zacatecas, fue un Asilo consagrado al Corazón de Jesus y que estableció el 12 de noviembre de 1897. El 8 de de julio de 1904, el Sr. Pbro. José Anastasio Díaz López fue nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Zacatecas en la festividad del Sagrado Corazón de Jesús.

LA LLAMADA FINAL


Los años que el señor le concedió en este mundo al Sr. Díaz fueron, en realidad, pocos, pero que al lado del corazón de Cristo, aprendió a llenarlos de obras grandes y bellas. Antes de su muerte pronunció pausadamente estas palabras: "Vanitas vanitatum et ovnis vánitas" ("Vanidad de vanidades y todo es vanidad"), muere contagiado de tifo a las dos de la mañana del miércoles 6 de septiembre de 1905.

La Exhumación

PRIMERA EXHUMACIÓN


Aproximadamente, permanecieron 16 años en el sepulcro los restos del Sr. Díaz, en el terreno que la Mitra destinaba para sus sacerdotes. El día 26 de julio de 1921 exhumaron el cadáver del padre Díaz para trasladarlo al santuario de nuestra señora de Guadalupe, que el mismo construyó, al lado de lo que fuera el Asilo del Sagrado Corazón y la Casa Matriz de las religiosas por el fundadas.

Segunda Exhumación Segunda Exhumación

SEGUNDA EXHUMACIÓN


Luego de 82 años del 25 al 27 de Junio del 2003 día de Sagrado Corazón de Jesús de quien fuera ferviente esclavo hasta su muerte, se debió realizar una segunda exhumación esta vez para trasladarlo dentro del mismo santuario, a una capilla conocida como "Capilla del Carmen" donde reposan sus restos al amparo del altar de la Santisima Virgen de Guadalupe.


Extraído de la Publicación: Padre Anastasio Díaz López "El Bosco Zacatecano" año 2000 2da. Edición Arreglo de la Hna. Irma Guadalupe Ibáñez hscmg